AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

29 marzo 2008

Vidas en sueño - 10 (Atardeceres)




Parece que ha quedado una buena tarde. En estos días parece que al sol le cuesta más ponerse, y durante muchos minutos - casi diría horas - el horizonte se pinta color naranja; como siempre. Es curioso observar como de una mañana azul oscuro, pasamos a un mediodía azul claro, para acabar con un cielo naranja butano; aunque siempre es mejor que el negro de la noche. Nunca me gustó la noche por eso, aunque jóvenes hemos sido todos para perdernos entre sus fiestas y bares. Sea como fuere, me siento tranquila mientras en el cielo el naranja sea lo último que vea en el día. Parece que hice bien en traerme la rebequita azul, porque con la brisilla que se ha levantado lo más probable es que acabe cogiendo un constipado, o una gripe. En estas épocas no hay que fiarse del clima, que siempre es muy traicionero; y como dice el refrán, hasta el cuarenta de mayo no te quites el sayo. Yo por si acaso me curo en salud.

Creo que soy la única de la parada del autobús que está pensando sobre los atardeceres. ¡Ay, qué lástima madre! Para las cuatro cosas bonitas que podemos ver y disfrutar en el día, y la gente prefiere otras más mundanas. Hoy en día la juventud no se fija en estas cosas. Prefiere hacer esos "botellones", fumar como cosacos, montar en motos, pegar gritos como si no hubiera mañana, e ir alocados, sin importarles el porqué de las cosas. Antes esto no pasaba; a estas horas casi todo el mundo estaba recogido en su casa, y sobre todo sin hacer tanto ruido como ahora. Ahora se hace ruido por todo, hasta para rezar. Antes los atardeceres se disfrutaban con un paseo agarrado del brazo de tu novio, y nunca con esa música ratonera que llevan algunos en su coche. Antes, los atardeceres se contemplaban desde una terracita, o sentada con tu novio en una mesa en un parque, tomando un refresco; ahora directamente al atardecer todos van borrachos. Tengo la sensación que el día que me muera quedará menos para que se muera la magia del atardecer; ¡Dios mío, abre a estos cabezas locas los ojos para que disfruten más las cosas sencillas de la vida! ¡Qué penita!


********


Parece que ha quedado buena tarde. Me mola cuando el sol se pone, porque el cielo parece extraño con el color naranja ése. Pero es más bonito cuando hay unas pocas nubes, porque a veces se pinta de color rosa - incluso púrpura -, y parece un cuadro abstracto de muchos colores, que no lo entiendes pero que te gusta contemplar. No sé, a mi me relaja mazo, y me pongo a pensar si siempre será así, o quizá con el tiempo empeore o mejore. De todos modos espero vivir tantos años como para hacerme experta de los atardeceres. Y ya es ideal cuando aparece el negro de la noche, la luna, y las estrellas, y aún se ve un poco de colorcillo en el horizonte. ¡Huy, parece que hace algo de viento! Bueno, pero resistiremos, que para ponerme un abrigo ya tengo tiempo de sobra en invierno. Ahora hay que lucirse un poco, que para algo se inventó la primavera; que se lo digan al Pavo Real, no te digo. Además, si ya casi es verano, y no hace tanto frío.

¿Y por qué los abuelos se quedan tanto tiempo embobados viendo la puesta de sol? Es que no lo entiendo; ¡luego dicen que se aburren! Normal, entre que se tiran media tarde ahí sentados sin hacer nada, van a misa, y se acuestan a las nueve lo más probable es que acaben quejándose por todo. Pobrecillos, espero no acabar como ellos, mirando el atardecer como si no hubiera mañana. Luego dicen de los jóvenes, pero al menos nosotros hacemos cosas para no estar parados; pero claro, si intentas divertirte, para ellos está mal, muy mal. parece que la diversión es estar en un banco escupiendo y contando batallitas del siglo pasado. De todos modos, en qué cosas estoy pensando; en lugar de hacer como todo el mundo y pensar en cosas que hacer, estoy poniendo a parir a los viejos, y encima pensando sobre la tarde; pero no sé, a mí me relaja pensar en la tarde, y me ayuda a recordar mucho, y a desear más cosas si cabe. Me encantaría que todas las tardes fueran así, y que esté así de estupendo el cielo; ¡Esto de la vida es un lujazo total!

3 comentarios:

MuÑoNeS dijo...

Olé por fin actualizamos la madriguera.

Buena reseña, aunque me cuesta leer "No me gusta la noche" escrito por tí.

Ansiaó espero la siguiente entrega.

A cuidarse

Anónimo dijo...

Hacía algunos días, quizás semanas, que no pasaba por la madriguera, es genial encontrar el atardecer..me encantan los de primavera son los mejores, aunq en esta ocasión mi felicitación va para otro relato 'tienes que irte'... simplemente: precioso

Zorro dijo...

muñones:

Pues sí, el "no me gusta la noche" lo dice la narradora, no yo jejeje. Tú bien sabes que soy un amante de la noche jejeje. Seguiremos con la siguiente entrega.


Anónimo:

Mira que no ponerme comentarios con vuestros nombres jejeje. me alegro que te haya gustado, y que hayas vuelto a la Madriguera. Un beso / abrazo y gracias nuevamente