AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

22 noviembre 2006

La Comunidad del Choped: Quinta Parte




(Si te perdiste la primera parte ...... PINCHA AQUÍ)
(Si te perdiste la segunda parte ...... PINCHA AQUÍ)
(Si te perdiste la tercera parte ...... PINCHA AQUÍ)
(Si te perdiste la cuarta parte ...... PINCHA AQUÍ)


La Comunidad no tardó mucho en alcanzar los alrededores de la fortaleza, la cual pretendían asaltar, atracar, escupir e incinerar, sin ningún tipo de orden coherente. Parapetados entre los matorrales se quedaron mirando fijamente aquel paisaje lúgubre; el edificio era negro, triste y con problemas de cagadas de palomas. Apenas se veían luces entre las ventanas, por lo que muchos opinaron que dentro había una descomunal fiesta de pijamas; tras imaginarse a los nazgul en picardías metiendo mano de forma torpe a algún centinela fogoso Trukhin no pudo evitar vomitar los litros de cerveza ingeridos sobre las patillas de Aitor Menta.

- Señores, deberíamos pensar un plan para infiltranos en la fortaleza - argumentó serio el paladín.
- Con un surtidor de basura como compañero de batalla no pretendas otra cosa que no sea la risa- Aitor Menta mientras se limpiaba el vómito.
- Lo siento mago, era lo más parecido a un váter que encontré cerca.
- Casualmente acabo de encontrar uno; ¡ah no!, es la armadura del paladín - Trompetín Nabo Azul esgrimiendo una risilla inocente.
- ¡Trae aquí desgraciado! A ver si aprendes a encontrar tu culo y dejas mis cosas en paz - Lord Ucados con fuego en sus ojos.
- Ahora tendrás que rezarle cuatro padrenuestros a tu dios - Tomás Turbado, sin perder comba.

Indudablemente mientras el resto del grupo discutía, Josemmha estaba explorando; explorando la manera de abrir una lata de berberchos con alcachofas que se le resistía. De pronto se incorporó al grupo, con los ojos desorbitados, y haciendo callar a todos, habiéndose frotado previamente con una ardilla de lomo brillante, puso un atisbo de inteligencia:

- Chicos, tengo un plan. Lord Ucados, tú que hablas tan bien te harás pasar por un vendedor de enciclopedias; si los guardias acceden a escucharte, mientras los distraes Trompetín Nabo Azul escalará el muro con cualquier cuerda que encuentre. Una vez esté dentro emitirá el gruñido de la cigüeña en celo para que sepamos que se ha infiltrado correctamente. Entonces Tomás Turbado, que viste de negro, se hará pasar por guardia, "llevando detenidos" a Trukhin y a Aitor Menta; los guardias abrirán la puerta, y entonces yo con varios disparos de arco certeros derribaré a los guardias.

A falta de un plan mejor, y viendo la enorme ilusión que en el plan había puesto Josemmha, decidieron llevarlo a cabo.

- Hola buenas noches señores - Lord Ucados se acercó a los guardias con un bigote postizo.
- ¿Y tú quién eres? - Uno de los guardias se adelantó al resto, esgrimiendo orgulloso su cimitarra.
- Eso mismo me preguntaba mi madre cuando iba a recogerme del colegio, pero ésa no es la pregunta correcta; la pregunta idónea sería "¿ud trae la felicidad a esta fortaleza?". Porque señores, aquí servidor, les ofrece nada más y nada menos que la enciclopedia ilustrada de, estooo, Chinatown, forrada con madera de castaño e intenso olor a chicle mascado; toda una delicia para sus sentidos.
- ¡Vaya!, una pena, anoche uno de sus compañeros nos vendió no sólo la enciclopedia, sino los 50 videos de "cocina puerco y rápido" - otro guardia mostraba ilusionado la colección.
- Estoooo, no pasa nada, también les puedo vender este magnífico juego de naipes con el que Maverick derrotó a Sauron en tan sólo tres manos - Lord Ucados, sudando.
- Oiga, estas cartas huelen a cerveza.
- Muy típica en Mordor.
- ¡Oargggggggg!¡oargggggg!
- ¿Y ese ruido? - Un guardia estaba alertado.
- Deberá ser una cigüeña en celo - respondió sonriente Lord Ucados mientras repartía cartas.
- Más bien suena como un dragón hembra exigiendo reproducirse de forma salvaje hasta la extanuación - el guadia de antes mientras apostaba.

De pronto el cielo se abrió y una docena de dragones rojos sobrevoló la fortaleza, escupiendo fuego por sus hocicos y peleándose entre ellos.

- Hola chicos, traigo dos prisioneros - Tomás Turbado interpretando su papel.
- ¿Quiénes son?
- No lo sé, me los encontré sodomizándose el uno al otro; de ahí el pestazo a taberna que llevan encima - dijo el falso guardia mientras golpeaba en la cabeza al mago.
- ¡Hey! Tampoco hace falta pegar Tomás - Aitor Menta gemía como un gato en agua.
- ¿Acaso os conocéis? - Un guardia, con inmensa curiosidad, arqueando una ceja, se plantó en medio de la escena.
- Pues no se quienes son,...hummm,... qué narices, sí, les conozco, son unos abrazafarolas, y ya estoy harto de este teatro. Os voy a reventar en miles de trozos.
- ¡A las ar...! Argggg - No terminó la frase cuando el guardia cayó inerte al suelo, partido en dos.

Tomás Turbado de un desenfundado rápido se encargó de los cinco guardias de la puerta, desmembrando como si de deshuesar pollos se tratase, y con el resto de furia que entre sus venas llevaba derribó a patadas los portones; con las astillas de las puertas rotas mató a los dragones que sobrevolaban el cielo. Tras acabar apuñaló hasta la saciedad a un aficionado del Almería, que un tanto perdido, pasaba casualmente por allí.

- Gracias, señor aguafiestas, que no dejas matar a nadie - Josemmha, con lágrimas en los ojos.
- Te pierden las maneras antipaladín - dijo resentido Lord Ucados -. Ahora que les tenía la mano ganada.
- Si es que con lo sencillo que es llegar y tirarlo todo abajo; que con tanto plan esto parece el Equipo A - respondió a las críticas Tomás Turbado.

Una vez pasado el escollo de la entrada el grupo avanzó cauteloso por la fortaleza. Todo estaba oscuro, y un fétido olor a desodorante de supermercado les hizo desviarse hasta la cocina. Dieron buena cuenta de la cena, no sin antes acabar con los goblins que allí guisaban con inquina. Tras descubrir que estaban perdidos en la fortaleza Trompetín Nabo Azul encontró un par de antorchas, unas cintas de música para excursiones del inserso, y a un guía turístico. El guía turístico fue atravesado por el hacha de Trukhin cuando empezó a hablar; el enano argumentó que tenía voz de Kobold, que su camisa hawaiana hacía daño a la vista, y que mejor era no fiarse.

Tras muchas vueltas acabaron en los calabozos; allí encontraron en una de las celdas a una figura rechoncha que remoloneaba nerviosa con una alamohada.

- ¿Quién anda ahí? - la figura se incorporó torpemente - Ya os he dicho que no me sé ninguna nana de cuna, dejad de torturarme.
- No somos tus captores, somos un grupo que viene a por los nazguls que aquí habitan. - Lord Ucados se aproximó a las rejas, observando al personaje.

Bien entrado en carnes, y con un hábito que a todos les recordó a aquellas cortinas que sus respectivas abuelas mostraban orgullosas a las visitas, el hombre tenía cara redonda, nariz de cerdo, ojos vivos, una preciosa calva, y esgrimía una sonrisa a caballo entre la locura más sana y la inocencia más risueña.

- Loados sean los dioses, por fin llegan salvadores. Me llamo Alfredo, pero soy más conocido como el Cura Chapapiedra, fiel acólito del dios Pimpampum - dijo el clérigo mientras jadeaba constante.
- ¿Y cuál es el motivo de tu prisionamiento? ¿Mal olor corporal? ¿Pésimo humor en los chistes? ¿Ser del Atleti? - Tomás Turbado mientras abría a patadas la cerradura.
- Nada de eso. Estos malvados escucharon rumores de que era el que más hostias repartía de la región (soy cura) y quisieron reclutarme, pero me negué a servirles en su causa.
- Ayúdanos a encontrar a los nazguls y a vengarnos.
- Eso está hecho amigos. ¿Un trago de carajillo, por cierto? - dijo el cura, ganándose en el acto la amistad del enano.

El grupo junto con el Cura Chapapiedra avanzó temeroso por los pasillos, matando hasta al aburrimiento allá por donde pasaban. Al final, dieron con una puerta, que tras una rápida deducción, asociaron a los nazguls. En dicha entrada colgaba un cartel, que rezaba lo siguiente: "Somos nueve, somos nazguls, y ahora mismo estamos planeando qué pueblo asolar". Entraron con fuerza, previo pateo de las puertas por parte de Josemmha, que se anticipó a Tomás Turbado. Y allí estaban, los nueve nazguls, jugando al futbolín unos, otros al ping pong, otro haciendo la quiniela, y otro limpiando el polvo de la sala.

- ¿Quién osa entrar en nuestros aposentos?
- Tu peor pesadilla, saco de huesos fétidos - dijeron todos a la vez, buscando el protagonismo de la escena.
- Moriréis - dijo el nazgul que limpiaba el polvo, mientras dejaba delicadamente el plumero.

La batalla fue dura y salvaje. Los nueve y la Comunidad se enfrentaron en una lucha sin cuartel. Lord Ucados saboteó la quiniela de uno de ellos y en el Barcelona-Real Sociedad puso un 2. Tomás Turbado reventó a catanazos el futbolín, incapaz de acertar a golpear a unos de los nazguls. Trukhin arremetió contra el mueble-bar, mientras Aitor Menta prendía accidentalmente las cortinas. Josemmha retó a muerte a otro de ellos en una partida de ping-pong sin paragón, gracias a Trompetín Nabo Azul que encontró la pelota de ping pong, que siempre se pierde.

Mientras tanto el cura Chapapiedra sacaba de su túnica la petaca de carajillo, y dando sorbos lentos, puso sus ojos en blanco. Empezó a recitar algo parecido a una copla de Imperio Argentina, y de repente la sala se lleno de humo blanco (el enano, en un descuido había tirado el bote de los polvos de talco). Puso sus brazos rectos y tras eruptar de forma obstensible una figura apareció en la escena.

Batiscafo en mano, toga blanca y flequillo bastante arreglado la figura miró dominante a los nazgul.

- Oh, no, ¡un monaguillo místico! - dijo un nazgul mientras caía inerte sobre el piso.

El monaguillo místico, convocado por el clérigo, mató a unos a golpe de batiscafo, a otros a golpe de pendereta, y al resto con varias canciones de coro de iglesia. En dos minutos la sala quedo en silencio, los nazgul habían caído. El monaguillo místico se atuso el flequillo y de forma ridícula de despidió de los asistentes, desapareciendo.

Habían caído los Nueve, y la Comunidad del Choped trinunfó en su venganza. El Cura Chapapiedra fue manteado varias veces, hasta que Trompetín Nabo encontró casualmente la sábana que usaban para ello, provocándole al clérigo una caída aparatosa. Y así fue cómo el rechoncho clérigo se ganó la confianza y la plaza en el grupo.

Salieron de la fortaleza, no sin antes dejar al libre albedrío creativo de Aitor Menta su incineración. Tras acabar el mago, volvieron sobre la ruta. Mientras se alejaba la Comunidad, una figura de colorines, en chancletas, y con movimientos violentos de cuello se despedía de ellos, mientras le decía a otra con flequillo:

- Joder tío, eres la ostiaaaaaaaaaaaa, me tienes que enseñar cómo funciona tu cacharritoooooo.

4 comentarios:

Diana dijo...

* * * * * * plas plas plas. vale, cm no estas dentro de mi cabeza, esplico, los asteriscos son estrellas,y los "plas" son obvios (palmadas). Muy buena, xa mi la mejor,inspirada e inspiradora,este es el Pablo q me gusta, cn miles de puntos bien afilados y mordaces, no he podido dejar de reirme en todo el rato. De hecho voy a volver a leerlo,jejeje
Besos degenerado.

Anónimo dijo...

Bien, muy bien, demasiado bien, descojonantemente bien... Grandes dosis de rol mezcladas con ese toke hortalizo de humor negro-pardo-granate.
Cada vez va mejorando el asunto, y ya lo del monaguillo y lo de las kinielas...ha sido la leche!
Abrazos al difunto, y mejor suerte para los
destroza hogares... Lo de la enciclopedia, un puntazo!
Abrazos (SOPD)

Carmel'O'Coton dijo...

Muy buena. Cada vez esta mas cerca el best-seller "La Comunidad del Choped".
Como ya sabes me encantan esos momentos en los que salen los seguidores del Almeria o del Cordoba, me parto.
La descripción de la sala de los nazgul tambien muy buena. Lo de la quiniela cojonudo y ya cuando sacaste al monaguillo místico con su batiscafo a dos manos fue la leche. Me acordé de la sesión en casa de Vera sin poder fumar y sin parar de decir gilipolleces. Que es lo proximo? Apedrear a balazos?, jejejejejeje.

Simplemente Cojonudo
Saludos calurosos de Carmel'O'Coton

Zorro dijo...

Señores,

me alegra que os guste esta Comunidad del Choped.

La verdad es que ya queda menmos para el best-seller. Diez capitulos mas y tenemos libro; aunque quiza un dia me de la rallada y acabamos de una vez por todas por hacer el libro.

Gracias a la vieja guardia que lee el blog y a los fieles segfuidores del choped. Y escribid comentarios leñe, que no cobro por ello :-DD