AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

25 septiembre 2006

La Comunidad del Choped: Segunda Parte



(Si te perdiste la primera parte....... PINCHA AQUÍ)

Una ligera llovizna comenzó a mojar sus rostros, como si una horda de monos tropicales orinasen al unísono, en un compás lento. Nadie se quejó de ella, menos aún después de que a Aitor Menta se le ocurriese la genial idea de usar la magia para encender una antorcha, provocando la explosión de una enorme bola de fuego que envolvió en llamas al grupo.

Tras su partida de la "Ballena Ninfómana" su rumbo fue menos constante que la trayectoria musical de Leonardo Dantés, y con torpeza acabaron adentrándose en un bosque oscuro. Llevaban varios días perdidos por el Bosque de la Hoja Ensangrentada, un sitio terrible, donde entre otros horrores habitaban zorros sangrientos, arañas tamaño medio de combate, zombies con cucarachas catapultadas, esqueletos semigraciosos, trolls de la litrona, pájaros amarillos, brujas despechadas y alguna que otra pandilla de ardillas gonorreicas, uniformadas con la equipación del Córdoba, cómo no. Era un bosque maldito; las leyendas eran claras al respecto: "Si entras en el bosque nunca saldrás, a no ser que mates a todo lo que te rodea, quemes los 5000 árboles de la zona y recites en hebreo el himno del atleti".

Para variar, la Comunidad del Choped fracasó estrepitosamente; Josemhma, experimentado explorador, se saltó la clase el día que explicaban "Los bosques de nombres poco alegres son peligrosos", Lord Ucados llevaba desactivada el aúrea de "mal rollito", Poch Kolo llevaba gafas de sol, a Aitor Menta le daba vergüenza opinar, Trukhin estaba entretenido partiendo en dos con su hacha a unos cuantos venados, y Trompetín Nabo Azul les comentó al grupo en modo de chascarrillo que "encontró" en la mochila de Josemhma un mapa de la zona, pero que por necesidades de vater tuvo que hacer uso de él.

De pronto Poch Kolo detuvo al resto:

- Chicos, chicos, esto es super fuerteeeeeeeeeeeeee - voceó torpemente el bardo.
- ¿Qué ocurre? - dijo Josemhma mientras se tropezaba con el sable de Lord Ucados.
- Me he dejado la mochila en la posadaaaaaaaaaaa.
- ¿No será ésta por casualidad? - dijo alegremente Trompetín Nabo Azul sacando de su bolsito un carromato tirado por dos mulas.
- Lo dudo - contestó el enano indiferente mientras sostenía el brazo amputado de un goblin con la mochila del carismático bardo.

Tras el pequeño incidente la compañía siguió su camino, lentos e imprudentes, comentando qué pasaría si fuesen corriendo desnudos. No estaban seguros de la sobriedad mental de Josemhma, mucho menos tras verle frotándose con cada árbol, que según él, era útil para dejar el rastro en caso de tener que desandar el camino. Trukhin comentó al respecto que sería mejor talar todos los árboles, así no habría posibilidad de perderse. La idea de quemar el bosque, planteada por el mago Aitor Menta, no tuvo éxito, salvo Poch Kolo que opinaba sería super cojonudo siempre y cuando pudieran bailar alrededor de las llamas con un objetivo meramente sexual.

Enfrascados en el debate acerca del color de los calzones de Lord Ucados algo se movió en la sombra:

- Tíos, tíos, allí hay algoooooooooooooo
- Sí Poch Kolo, tu mochila que está hasta los huevos de tus ralladas - blasfemó impune Trukhin
- Al menos no apesta a kahli - intervino rápido Aitor Menta
- ¿A qué te comes mi hacha?
- ¿A qué te conviertes en cerilla?
- Chicos, tranquilos, recordad, somos un grupo - intentó apaciguar los ánimos el paladín
- Dime cómo podemos ser un grupo teniendo de líder a un follador de árboles - Trukhin tenía los ojos envueltos en sangre
- Perdón... - Trompetín Nabo Azul se subió rápidamente la bragueta del pantalón mientras se apartaba del roble - Estabais discutiendo y uno tiene necesidades aparte de "encontrar" cosas.
- Se refiere a mí, tapón - Josemhma ladró.
.
.
.
- Perdón por interrumpir, ¿se puede matar? - Comentó un esqueleto mientras separaba a Trukhin y a Aitor Menta - Un par de hachazos y os dejo tranquilos.

Con tanta discusión el grupo no se dio cuenta que había sido emboscado por medio batallón de esqueletos semigraciosos, un cuarto de población de animales frenéticos, unos cuantos zorros sangrientos montados en arañas tamaño medio de combate, un grupo de leñadores despistados, la banda de música de la aldea más cercana, incluso un puñado de Trolls de la Litrona, que borrachos como cubas sinteron curiosidad por tan esperpéntico grupo.

Tras dos minutos de lloros y rezos "para nada creibles" el grupo reaccionó con ligereza; Josemhma con el arco, Lord Ucados con el sable que encontró Trompetín Nabo Azul, Trukhin con su hacha ensangrentada, Poch Kolo con su remix de Ibizha, Aitor Menta con un mechero, y Trompetín con un par de Trolls que llevaba en el bolsillo,... lástima que fuesen de galleta. Las arañas se movieron con presteza, olvidándose de que transportaban a los zorros, los cuales se distrajeron con la chuleta que llevaba en el culo un esqueleto. Con los zorros sangrientos fuera de combate Trukhin decidió arremeter contra los 300 esqueletos semigraciosos,... todos murieron. Josemhma disparó una flexha al aire, y los trolls salieron detrás pensando que aquello era un juego de habilidad: "¡Es mi flecha animal!".

Lord Ucados pidió a su diosa que Poch Kolo no se pusiera a cantar, y mucho menos quitarse las chanclas, mientras trinchaba al trompetista de la banda. Cuando parecía que el combate se declinaba a favor de la Comunidad del Chóped, Trompetín Nabo Azul encontró sin querer a los trolls que salieron en busca de la flecha, a los zorros más sangrientos de la manada, y a un dragón que dormía tranquilo en una cueva cercana.

Por momentos la desesperanza cruzó la mente de todos; algunos en vez de esperanza veían cachos de huesos, y otros se masturbaban frenéticamente al compás del vuelo de un jilguero.

- ¡Chicos, huíd! - Era Aitor Menta, mientras repasaba nerviosamente un conjuro - Nunca lo he lanzado, pero si sale bien puedo envolver en llamas a estos indeseables, con el poder del relámpago.

Dicho y hecho la Comunidad se dispersó por el bosque. Trukhin encontró una taberna 24h, Lord Ucados ayudaba a Trompetín Nabo Azul a encontrar un búnker nuclear, Josemhma se puso dos ramas secas e imitó el canto del venado en celo y Poch Kolo se hizo pasar por fantasma de la hostia ("¡Cuidaditoooooo, que tengo las cadenas calentitaaaaaaaaaaaaas!"). El resto de enemigos, monstruos y demás simpatizantes del oportunismo miraron desconcertados al mago, el cual empezaba a recitar con tono firme el conjuro:

- ¡¡¡¡Strujennnnnn, vimboooooooooo, rataplassssssss, de la hostia padronnnnnnnnnnnnn!!!! - Recitó solemne el loco con túnica.

De pronto el cielo se abrió, una gaviota sobrevoló el cielo, un relámpago atravesó al ave, y estalló estruendoso contra el suelo, provocando una intensa niebla. Cuando enemigos y amigos creían haber llegado al cielo, algo les produjo cierto temor... ¡Aitor Menta estaba disfrazado de payaso de circo barato y no paraba de contar chistes malos! A causa del hedor que desprendía la boca del mago, añadido al pésimo humor con el que inyectaba los chistes, los tímpanos de los enemigos empezaron a inflarse, hasta estallar en una fiesta de sesos y demás sustancias desconocidas.

- ¡Lo conseguiste locoooooo! - exclamó Poch Kolo mientras abrazaba impulsivamente todo ser viviente de la zona.
- ¿Estamos muertos? - Trukhin volvía al sitio de batalla ebrio a más no poder.
- Muertos no sé, pero tengo el culo como la bandera de Japón - Bramaba Josemhma tras haber dado esquinazo a la manada de venados depravados sexuales, una raza muy común en aquel bosque.
- Vaya, ahora que había encontrado un castillo de puta madre - gimió el gnomo mientras era consolado por Lord Ucados.
- Que digo yo si me pueden dejar en tierra - Un guardián del castillo, desde la almena rezaba.
- Gracias, pero no era esto lo que quería hacer,... ¡¡putas gaviotas!!
- Benditas gaviotas, nos habéis salvado de una muerte segura - dijo Trukhin mientras colocaba en un altar improvisado al ave chamuscada.

Tras el combate, decidieron parar descansar; todos bailaban y reían, incluso no les importaba los "hallazgos" de material del gnomo ni las cabriolas triunfales de Poch Kolo al grito de "somos la pollaaaaaaaaaaaa".

- Bonita reunión, pero os queda mucho aún para celebrar pequeños descerebrados
- Una mujer vestida de blanco surgió entre los árboles que no habían sido chamuscados.
- ¡Coño! ¿Tú también eres de Ibizha? - el bardo tenía los ojos en blanco - ¡Fiestaaaaaaaaaa!
- No importa de donde venga yo...
- Josemhma, ¿es está tu novia? - sonrió torcidamente Aitor Menta, mientras Trukhin, descarado, azotaba el reluciente culo de aquella mujer misteriosa.
- Más quisiera yo... - dijo el explorador.
- ¡Dejad de tocarme el culo y de decir payasadas!
- ¿Quién eres blanco demonio? ¡Serás atravesada con la hoja de mi sable! - Lord Ucados estaba en pie frente a la aparición
- Más te gustaría a ti atravesarla, parroco armado - Trukhin con risotadas de fondo.
- ¡A tomar por culo subnormales! Os quedáis sin pista, por desconsiderados...
- No será ésta por casualidad, ¿no? - Trompetín esgrimía orgulloso un papiro reluciente.
- No, es una receta para hacer croquetas de gnomos - La figura blanca echaba fuego por momentos.
- Aitor Menta, deja de quemar a la gente - risotadas de fondo otra vez.
- Sólo venía a ofreceros ayuda y salida de este bosque, pero viendo vuestra inutilidad para pensar os diré que vuestras madres son unas malnacidas y que,... argggg - Un hacha había partido en dos su cuerpo.
- Era una bruja, está claro; nos estaba insultando y maldiciendo - Trukhin razonó torpemente.

Tras aquel desagradable encuentro la Comunidad siguió adelante. Tres semanas y media después, tras haber calcinado el bosque, exterminado a sus habitantes, y haber recitado sin querer le himno del atleti en hebreo, el grupo encontró un cartel que ponía "Salida", cuya flecha apuntaba a una mujer vestida de rojo color puticlub, de edad interesante y poses más que sensuales... la descuartizaron por miedo a que fuese otra bruja del bosque. Dos días después estaban fuera del bosque.

Miraron hacia atrás, hacia delante, y de nuevo hacia atrás,... ¡Se habían dejado la comida dentro! Lloraron desconsolados durante horas, hasta que Lord Ucados Advirtió que estaban a las afueras de Vilin Güe, un pueblo de mucho bullicio.

Se adentraron en el mismo, sabiendo que cada vez estaban más cerca de su objetivo, y que tenían que comprar más choped.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

He pasado horas dandole vueltas pero no consigo adivinar que es lo que te tomas para hacer estas cosas.
Por favor dimelo que estoy interesadisimo.
Lo de la mujer de blanco ha sido muy bueno. Ademas veo que no abandonas tus clasicas arañas monstruo de combate de tamaño medio ni al puto gnomo de los cojones.
Sigue con la historia lo antes posible que está interesante. Me gustaria saber a cuantas mujeres mas se cargan y con cuantos personajes familiares se encuentran.

Abrazos, para nada eroticos, de Carmel'o'Cotton

Anónimo dijo...

esta bien, ya hechaba de menos una ida de olla de esta magnitud, aunq debo decir, saco rebosante de hormonas, q tus constantes referencias a actos sexuales, sea cual sea su grado de perversidad, empiezan a ser francamente perturbadores. Te aconsejo q antes de la proxima entrega te masturbes amplia y esmeradamente, o q esperes a escribirla despues de hechar un polvo, xa no enfocar masivamente tus frustraciones a la linea argumental.
Es solo un consejo. O sino, siempre puedes expresarlos detalladamente xa disfrute de todos, y entonces pasar a llamarlo La Comunidad del choped erótico, La excitante comunidad del choped cahondo, por mencionar un par de nombres posibles a tener en cuenta.
Nada mas q añadir, por ahora. Muchos besos y a seguir con esto depravado.
Tu paladina de amooor

Dux dijo...

¿Para cuando la tercera parte? Sé que me arrepentiré de preguntar esto...aunque en realidad creo que esto es como la historia interminable jeje.
Por cierto mi personaje favorito es el bardo, a ver si puedes enviarme una foto suya firmada o algo...