AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

10 marzo 2008

Vidas en Sueño - 8 (Tienes que irte)




Aparco el coche, y noto cómo mis brazos pesan al girar el volante. Maniobra eterna; una consecuencia más. Finalmente logro dejar el coche correctamente estacionado, y aún conservo la mirada perdida hacia el muro del garaje de la estación de autobuses, verde esperanza - y negro de contaminación y rutina. El motor cesa en su rugido de furor y diésel cuando giro la llave para cerrar el contacto. Miro por el retrovisor, y veo perfectamente que la pena aparca tras de mí.

No necesito nada más, sólo te necesito a ti, a tu magia. Ni trabajo, ni coches, ni nada más. ¡Al carajo con todo! ¿Por qué no? Total, la rutina es una mierda, y yo estoy hecho para soñar, no para vivir. Giro el cuello hacia la derecha mientras acaricio tu mano, a su vez apoyada en mi muslo con extrema suavidad. ¿Por qué lloro? Porque te quiero, y porque me da muchísima pena ver cómo te alejas de mí en un autobús, y porque esto es una mierda sin ti; así de claro. Sé que te volveré a ver, pero no sé cuándo exactamente; a lo mejor dentro de dos semanas, de tres, o dentro de un mes. O a lo mejor se cae un tiesto en mi cabeza y no vuelvo a verte, ¡menuda mierda! ¿No crees?

Mi pena se acentúa cuando oigo en los altavoces del coche
"... y es ahora cuando entiendo el dolor que supone tener que decirte adiós...". Me miras con tanta ternura, que la canción parece ser cantada por ti. Acercas tus labios a los míos, y me besas con amor, con cariño. No cesas de mirarme a los ojos; te agradezco que me estés secando las lágrimas, y que me digas que no pasa nada, que nos vamos a volver a ver, que no se acaba el mundo, que me vas a seguir queriendo igual o más, y que este fin de semana lo has pasado muy bien. Y yo, tengo más pena aún si cabe. ¿Por qué tengo ganas de secuestrarnos y escapar de todo aquello?

Apago la radio, con la esperanza de que la canción no me marque en el futuro; quién sabe, a lo mejor un día me muero de pena con tan sólo escucharla de nuevo. Acaricio tu rostro como si fuera lo último que hago en la vida, como siempre he hecho, con la misma intensidad de siempre, con el mismo amor. Mirada vacía la mía, de plomo, lapidaria. Angustia marcada de pena por la despedida. Nos besamos una, dos, tres y creo que treinta y cuatro veces más, y cada vez tus labios saben más a nuestras lágrimas. Tu también lloras.

De pronto la señorita del megáfono anuncia que debo llorar más, que en cinco minutos tu autobús saldrá; que tienes que irte.

4 comentarios:

MuÑoNeS dijo...

"Aparco el coche, y noto cómo mis brazos pesan al girar el volante. Maniobra eterna; una consecuencia más."

Ahora entiendes porque sudaba al aparcar el Ibiza.

Cuidate campeón y a seguir soñando.

Zorro dijo...

jajaja, ese Mítico Ibiza, qué buenos momentos, sobre todo cuando en un mismo día te diste tres piñazos jajaja. Muy grande.

Sí, me he metido en tu piel al descibrir ese momento.

Abrazos

Alba dijo...

"La distancia no es cuanto nos alejemos, la distancia es si no volvemos..."

Zorro hoy voy por tu barrio al cumple de una amiga que hace 12 años que no veo... reunión de colegas de la guardería... imaginate que cruz... estoy que me subo por las paredes

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhhhhhhhhh

Zorro dijo...

Reunión dde amigas de guardería jejeje. Bueno espero que te lo pases bien por mi barrio, aunque con eso de que empieza la Semana Santa no sé yo si estará muy ambientado.

besos