AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

24 octubre 2010

Parpadeos - 46 (Mozart y la nuevas tendencias en la música clásica)





―Esto no nos vale.
―¿Se puede saber por qué no vale?
―Demasiado armonioso, señor Mozart. Muchos violines y mucho instrumento de viento coordinándose entre sí.
―¿La música no se supone que es armonía?
―En efecto, pero usted en todas sus composiciones solo usa violines, pianos, flautas y demás cacharros melódicos.
―Ya.
―Eso por no hablar del coro. ¿Usted piensa que el que canten todos usando escalas de voz distintas ayuda en algo?
―Ya.
―¿Y dónde están las sartenes aporreando paredes? ¿Los rasgueos de guitarra sin motivo alguno? ¿Y los aullidos?
―No sé, yo quería aportar algo distinto a lo actual.
―Entiendo, señor Mozart, entiendo. ―El productor musical se retuerce en su sillón de cuero―. Sin embargo, como le he dicho antes, esto no nos vale.
―Sigo sin comprenderlo.
―Verá. La gente de hoy en día considera esas sartenes, esos chillidos, los truenos, las botellas al chocar, las flautas desafinadas arte. Para los melómanos, todo eso es arte.
―¿Pintar dos rayas en un cuadro es arte?
―Si tiene sentido, sí. Pero esa no es la discusión: no voy a hablar de pintura.
―Estoy frustrado.
―No lo haga, señor Mozart. Se ve que usted escogió un estilo equivocado, pero no se desconsuele. Deje de lado el solfeo y toda esa porquería melódica y aventúrese en el maravilloso mundo de los sonidos inauditos.
―Querrá decir ruidos.
―No. Sonidos inauditos.
―Ruidos.
―En fin, señor Mozart. Ánimo con su siguiente proyecto musical. Estaremos dispuestos a escucharlo.

2 comentarios:

Alba dijo...

tristemente... así es la cosa...

white dijo...

me gustan esos saltos en el punto de vista, ver desde las esquinas te cambia la visión. Bien hecho. Besos