AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

02 noviembre 2009

Parpadeos - 6 (Declaración)




Son las cinco de la madrugada y tú duermes. Estás abrazada a la almohada, con rostro relajado; tu pelo está desparramado por el colchón, como lombrices sobre tierra mojada. Tu boca está abierta, lo suficiente para ver tus dientes, y la carne de tus labios colgando en el vacío. Duermes de perfil, con las piernas medio dobladas, sin taparte. Eres vulnerable, y eso me excita; saber que tengo el poder, y que puedo hacer contigo lo que quiera en ese instante. Quiero acariciarte, pero temo que si lo hago me quedaré sin este paisaje. Suspiras, y te tambaleas como un flan; eres frágil, de cristal. Te tapo, ¡y sonríes! Cierras los labios y los estiras. Ahora el que se estremece soy yo.

Me siento un ladrón de tu intimidad, usurpador de tus sueños, y quiero besar la fruta de tus labios, saborear el néctar mientras te acaricio el pelo enmarañado, rebañar con mi lengua todo tu cuerpo. Respiras entrecortadamente, algo te posee, pequeña. Siete años compartiendo una vida, como otra cualquiera, y es en este instante cuando más te amo; siete años violando tu madrugada. Vuelves a respirar normal. Huele a sudor, y también a tu colonia. No se escucha nada, sólo el aire entrar y salir por tu nariz, por tu boca, con diferentes ritmos. Con el dedo marco tu compás. ¡Eres preciosa!

Claudia, esta noche eres mía. El resto de las horas te obedezco y no rechisto. No me gusta discutir contigo, ya lo sabes pequeña. Ese temperamento me ha hecho beber muchas cervezas solo en el bar, por no afrontar tu acantilado de rocas afiladas. Te gusta dominarme, pero hasta la fortaleza más inexpugnable tiene su ladrillo hueco; y aquí estoy yo, observando ese ladrillo, comprobando que es arcilla húmeda, que es otra pieza más del conjunto, que aún siendo débil, es hermano de otros que aguantan con orgullo embestidas de arietes, de piedras catapultadas. Me voy a colar por aquí, voy destaparte, y a repasar con la yema de mis dedos tu contorno, tu piel caliente, la comisura de tus labios, tus pechos, tu vientre, tus piernas. Voy a besar tus hombros, tu oreja, la ternilla de tu cuello, voy a susurrarte lo que sueñas, lo que sueño. Voy a chupar tus dedos regordetes que tan poco te gustan, voy a amasar tus gemelos de futbolista, y te agarraré de la cintura cuando te penetre, cuando de una embestida destruya el muro, una noche más. Y mientras perforo tu fragilidad, escrutaré tu frente arrugada, tus ojos enrojecidos, tus labios humedecerse. Me tumbaré en la cama, de perfil tras de ti, y agarraré tus pechos de algodón, frotaré el ariete de cabeza de carnero por tu arcilla perezosa. Eres mía, yo soy tuyo; tus sueños, tu fragilidad, tu carne es mía.

¡Está decidido! ¡Comienza el asalto a Claudia!

3 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

no pienso repetir mis críticas, que luego me coges manía jejeje

Nuria dijo...

molto bello, bellino... carino

white dijo...

yo quiero lombrices