AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

30 octubre 2009

Vidas en sueño - 51 (Versiones)




Sobre la mesa de su despacho el comisario Rebollo distribuyó como si fuesen naipes de una baraja varios documentos con declaraciones de testigos, recortes de prensa, opiniones de su equipo de investigación y un informe del médico forense. Cada uno de ellos estaba grapado, y en sus encabezados se leía el mismo mensaje de inicio: “Expediente 03-009/B…”. Todos ellos formaban parte de la investigación sobre el crimen de la calle Logroño, sucedido días atrás

Tenía que sacar pistas que le llevasen al asesino. En su cuaderno había escrito unos apuntes; los leyó:
“Sobre las tres de la madrugada, Manuel Carmona Cisneros, de veinticuatro años, apareció muerto a la altura del número sesenta y seis de la calle Logroño. Presentaba varias contusiones y un par de huesos rotos. La causa de la muerte, como reza el informe del médico forense, fue un fuerte traumatismo craneoencefálico, producido supuestamente al golpearse la víctima con el bordillo de la acera. Según testigos presenciales, un anciano huesudo -que aseguró en todo momento haber sido mano derecha de Franco- y un muchacho gordo, sudoroso y enfundado en una capa negra, Manuel Carmona fue atropellado por un ciclista, el cual –afirmaban los testigos-, se dio a la fuga. El asesino vestía con chándal y mocasines. El color del chándal no se pudo definir, y derivó en una fuerte discusión entre los dos testigos, donde hubo cruce de insultos, y si no llegamos a intervenir, hubiese acabado en pelea callejera en toda regla. Cada cuál juró haber visto ese chándal de un color distinto: amarillo uno, rosa chicle el otro. También llevaba el asesino unas gafas de sol y una gorra. Le describieron como una persona delgada, de brazos alargados, encorvado. Otro dato de interés: pedaleaba con una cadencia de ritmo que les recordó a ambos a Miguel Indurain. Llamamos a Miguel Indurain, y éste tenía coartada. En ese momento se encontraba en la ceremonia posterior a la entrega de los Premios Príncipe de Asturias. Se inspeccionó la escena del crimen y aledaños, sin hallar ninguna pista física.”

Rebollo se enjugó el sudor de la frente. Tenía a un asesino disfrazado de drogadicto y montado en bici, sin un dato concreto, siquiera para esclarecer el color del chándal. Los dos testigos dieron positivo en una prueba de alcoholemia voluntaria que les hicimos. Era todo un marrón. El Comisario Jefe llamaba cada cierto tiempo preguntando acerca de novedades, y Rebollo estaba hasta los cojones del Comisario Jefe y sus ansiedades. Así que decidió estudiar de nuevo las versiones de los testigos. Se encendió un puro, y con el humo brotando a través de la comisura de sus labios en forma de cortina, empezó leyendo el dossier que tenía a mano izquierda.


Expediente 03-009/B – Testimonio de Don Fulgencio Seco Empinado
Iba camino de mi casa, helado de frío. ¡Qué puto frío que hacía, coño! ¡Me estaba congelando! No había un alma por la calle, sólo el muerto y el gordo ése de la capa negra, que estaba sentado en un banco bebiendo “vete a saber qué mierda de ésas que beben los jóvenes”. Están todos iguales de tontos, como mi nieto, que ahora le ha dado por leer unos libros muy raros. De repente pasó un coche a toda pastilla que casi me tira al suelo y todo; otro capullo de esos del botellón. ¡Esto con Franco no pasaba coño! ¿Sabe que yo fui uno de los asesores de Franco? Gracias a él España fue a mejor, el país consiguió volver a ser igual de poderoso que con Felipe II. Gente con disciplina, ¡joder!, que amaba a su pueblo, y no la mierda de políticos que tenemos ahora. Políticos y jóvenes… ¡menuda mierda de país! ¿Dónde están los grises?
Como le iba contando, estaba yo pasando por aquí cuando apareció el tipo de la bici, el que se cargó al pobre desgraciado ése. Parecía un psicópata, con esos colores amarillos, esos mocasines tan repugnantes, además de la gorra y las gafas puestas. ¡Me acojonó, joder! Creía que se bajaría de la bici y me mataría; hay mucha gente loca, ¿sabe usted? Cuando yo fui asesor de Franco le propuse quemar a todos los locos, a todos los maricas, a todas las putas y a todos los poetas; quemar a toda esa mierda, como cuando se quema la paja que no sirve ni para tomar por culo. ¿Y sabe lo que me dijo? Que estaba de acuerdo, ¡coño!, pero que de momento había que acabar con los comunistas sueltos.
Lo que le iba diciendo… pues aquel demonio atropelló al chaval; que también digo que la culpa es del chaval por no mirar, ¡coño!… ¡si es que van sin mirar! El chaval salió despedido por los aires, y cayó no sé cuántas decenas de metros más allá. Parecía que se había caído de un rascacielos, porque aterrizó con la cabeza y se escuchó su cabeza crujir como las nueces cuando le pegas un martillazo.
El de la bici no se paró y siguió su rumbo; parecía una apisonadora. Yo si fuera usted investigaría a ver si no atropelló a más desgraciados, o a algún coche o algo. Esa gente con Franco acababa fusilada, ¡hostia puta! Por cierto, el de la bici pedaleaba igual de bien que el Indurain ése. ¡Joder, Indurain era cojonudo!



Expediente 03-009/B – Testimonio de Don Ezequiel Rivas Márquez
Estaba yo en ese banco, ausente y nostálgico, bebiendo vino. El viento ululaba como un fantasma, y el frío se filtraba por los poros de mi piel, descarado, temerario. Mis negros ojos escrutaron al anciano aquél, que venía dando arriesgados zigzagueos cerca del bordillo de la acera, haciéndole carantoñas al duro asfalto, donde presumí acabaría su faz pegada a él. Osado él, estuvo apunto de ser atropellado por un ruidoso bólido ¡OH ancianos, aburridos seres, apáticos espíritus, tristes boinas! Observaba con mis pupilas fijas en aquel anciano cuando este pobre muchacho, que yace inerte y frío como una piedrecilla en un riachuelo, apareció en mi ángulo de visión, como la gaviota asoma por el horizonte del océano.
Fue escalofriante, sucedió en un instante, como el granizo de una tormenta de verano. Mis tersas manos se abrigaron la una a la otra por el frío, al mismo tiempo que, como espectador de una obra teatral de dramático final, vi a un delgado hombre, pedaleando como el espigado y risueño –y perdone que le ponga un tratamiento antes del nombre- DON Miguel Indurain, adalid del olimpismo nacional.
Y le atropelló, como si fuese una vulgar hormiguita. El muchacho, el pobre mártir de esta ruda ciudad, se desplomó sobre el frío pavimento. Bebí de mi cartoncito de vino con mucha honda pena, intentando ahogar con ese dulce licor la amargura de haber presenciado tan pavoroso acontecimiento.
El ciclista, asesino de inocencias, desgarrador de almas anónimas, llevaba un chándal de color rosa chillón, muy chillón, extremadamente chillón, como si fuera goma de mascar de ese tono rosáceo tan vivo y atractivo, como la falda de plástico de una meretriz. También llevaba unos mocasines, una gorra y unas gafas, caracterizado como un bufón. Nunca se paró, nunca se parará, y todos seguiremos notando el pudrir de nuestra carne por una persona muerta.



Rebollo puso los codos sobre la mesa y siguió leyendo los informes. ¡Nada! ¡Ni una pista, ni una maldita pista! Y como estaba muy estresado, como estaba hasta los cojones del Comisario Jefe, y como –aunque no venga a cuento del relato-, le habían embargado su piso, su madre le retiró la palabra, su hija murió de sida, su hijo se volvió homosexual, y su mujer se escapó al Caribe con un negro millonario, sacó del cajón de su escritorio un revólver, hizo girar el tambor, colocó el cañón sobre su sien –derecha-, y apretó el gatillo. Sobre las versiones, trozos de carne, sangre y sesos.

5 comentarios:

Francisco J. Moreno dijo...

Curioso relato.

piero dijo...

Rebollo...eso sí que es un apellido...

Zorro dijo...

Rebollo, un apellido con salero jejeje; en realidad ha sido un guiño a una lectora de este blog en la sombra.

Francisco, gracias por lo de "relato", pero esto es más bien una estampa de ésas raritas que me dan por escribir a veces. Gracias por tu visita!!

Marcos Ortega dijo...

uf la foto... jejeje me ha dejaod impaZtado

Noesperesnada dijo...

Muy buen relato, uno imagina a los personajes declarando y no es muy distinto alo que nos muestran los noticieros cuando sucede algo similar por nuestras calles. Me gustó tambien la manera de insinuar la ideología y el final todo un acierto para sumarle una incognita más a la historia...