AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

19 septiembre 2008

Vidas en Sueño - 27 (Buscadora de volcanes)





Eran más allá de las seis de la madrugada. Sobre su sien un líquido espeso recorría con solemnidad el camino de la espalda, erizando a su paso el vello; el pelo, alborotado, aún se estremecía creyendo volver a sentir el soplo de su aliento, el de aquel que con su maná de vida había duchado sus fantasías.

Se revolvió entre las sábanas; no estaba cómoda, a pesar del efecto refrescante del esperma, que ya empezaba a sentirlo a la altura de los riñones. Giró el cuello con cansancio, y se encendió un Marlboro. Sus labios se abrieron, expulsando una bocanada de humo importante. Miró con desprecio a aquel hombre, que roncando y con el pene destapado, descansaba plácidamente tras haber eyaculado más de cinco veces. Las sábanas, las paredes y parte de la mesilla de noche mostraban rastros de semen, de sexo, de pasión desatada.

Apagó por la mitad el cigarrillo, y antes de recostarse se quedó quieta, paralizada de excitación. Aquel pene... ¡aquel pene tenía vida propia! Poco a poco el manubrio entró en un ciclo de erección poderosa, y ella no pudo evitar relamerse. Primero, se lo imagino duro como una roca en su mano, latente y cálido; luego, entre sus labios, dentro de boca; y por último, navegando dentro de ella, taladrándola y haciendo que se estremeciese de placer. No pudo evitarlo, paso a paso hizo lo que su lívido había planeado. Empezó a sobar su juguete de máximo placer, y su dueño emitió un leve jadeo; pero seguía dormido profundamente. Eso la excitó más, y acrecentó el ritmo conque masturbaba al bello durmiente. Del glande comenzó a deslizarse un líquido invisible, que rozó su mano, y no pudo evitar lamer el flujo con la lengua; suave y relajadamente, muy suave. La pituitaria de su lengua le descifró nuevamente el lenguaje del sexo, y el aroma de sus hormonas entró por su nariz con fuerza, impidiendo otro olor posible.

El glande, como si de un cráter de volcán activo se tratara, no dejaba de emanar aquel líquido, de forma constante, y decidió succionarlo. Se introdujo el pene en la boca, hasta tocar con la campanilla el volcán. Podía sentir lava deslizándose por su garganta, y el calor que desprendía por toda su boca. Succionó y succionó hasta que la mandíbula empezó a dolerle, y hasta que su clítorix, de máxima excitación, pedía ser acariciado, rozado por aquel macizo tronco. El muchacho seguía dormido, y ella notaba lo tan extremadamente húmeda y cachonda que se encontraba. Se puso sobre su amante ensoñado, y ensartó el palo de la tentación en su tembloroso cuerpo. Galopó sin cuartel, sus senos al aire se expandían y contraían. Sentía por momentos que sus pezones no podrían estar más duros porque explotarían; la excitación había llegado al punto álgido en el que sus dientes se fusionaban apretados. Marcó varios ritmos, llevó el tempo con el que el clítorix exigía ser frotado. Veinte minutos de rozamiento, y dos orgasmos seguidos, hasta que sintió en su vagina un poderoso chorro templado... y luego otro... y más tarde otro más. El volcán había entrado en erupción, y ella quería toda la lava para sí sola. Terminó la eyaculación, y ese glorioso pene comenzó a extinguirse, convirtiéndose en una masa inerte, sin fuego.

Regresó a su lado de la cama, sudorosa, aún entre jadeos, con el esperma deslizándose esta vez por su entrepierna, y encendiéndose un cigarrillo rogó al destino, o a su diosa del sexo que nunca arrancara de su ser esa hambre sexual, que tan satisfecha la dejaba, y que tan mal veía la sociedad. "Ser ninfómana no es tan malo", pensó para sí, y el pene, en un último coletazo, asintió con una terrible erección.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

muy sugerente, erótico y exitante, no esta nada mal... tu ingenio sexual y tus hormanas brotan en cada una de tus frases llenas de pasión. vocabulario muy acertado y frases llenas de ... vida muy propias de ti. por lo menos la chica consiguio explotar de nuevo el volvan dormido una vez mas

MuÑoNeS dijo...

Eso quisiera él. La viagra además le trastorna la cabeza.

Deja de fumar marihuana!!!!

Anónimo dijo...

Claramente es un relato tuyo, vamos como chico que eres la imaginación te pide estas cosas, pero sintiendolo mucho, y sin menospreciár la calidad de la escritura; el erotismo femenino yo no lo veo aquí descrito. Sigue así que seguro que consigues uno verdaderamente escitante para una tía.

MuÑoNeS dijo...

Chimo ¿te falta inspiración o estás vago? Hace ya unos días que no hay nada nuevo en la zorrera. A ver si sale la inspiración con alguna de tus musas.

A cuidarse

Nuria dijo...

Espero con anelo ese escrito que me va a poner la piel de gallina cuando lo lea según me dijiste...

golfa dijo...

la calidad de tus palabras no tiene discusión
puede que comparta esa opinión femenina de que la sexualidad nuestra es muy particular,
pero es una buena fotografia.
lo que me has dicho por ahí de llegar es muy bonito
y eso, que me queda mucho que leer

golfa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
golfa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.