AUMENTA LA LETRA DEL BLOG PULSANDO LAS TECLAS "Ctrl" y "+" (O Ctrl y rueda del raton)

27 marzo 2012

Unos buenos libros

Leer es un ejercicio no solo de ocio y de placer, si no un modo de entender la vida, de razonarla, de sacarle punta a todos los recovecos de la mente humana; también, cómo no, una cómoda travesía hacia la escritura. Dicho lo cual, veo incomprensible la inapetencia al leer. Cada libro despliega una forma de entender la realidad tan variopinta que llega un momento en que el desenlace de la novela no te interesa y solo quieres que las páginas no terminen. ¡Al cuerno los finales! Mierda de existencia finita.

Regresando al tema de la lectura, quería aprovechar mi ventana al mundo para expresar la tremenda satisfacción que me están dejando tres libros que he ido leyendo a lo largo de este mes: "El club de la lucha", de Palahniuk; "Las partículas elementales", de Houellebecq; y, actulamente en curso, "A sangre fría", de Truman Capote. Habrá quién les haya gustado estos libros y habrá quién no, pero a mí particularmente me está fascinando. Tres libros que hurgan en la herida hasta sacar a la luz la pus de la sociedad y en donde los personajes se van desnudando sin música de streptease (ni falta que hace) hasta quedarse con sus pesadillas, sus miedos y sus odios como hoja de parra. Desnudos justificados, sin erotismo ni fantasía; porque la realidad es maravillosa tal cual es. Y si no, que se lo pregunten a los norcoreanos, viviendo a la fuerza su "Mundo feliz" en forma de dinastía nuclear-estalinista. Corea del Norte se aburre porque no es real, y de ahí que sus militares sueñen con hongos nucleares y olor a pólvora. Sobre las lecturas, me alegro del orden en que las he ido leyendo y de lo tan buenas novelas que son. Os las recomiendo; las tres del tirón; no es necesario pensar conque es ficción, porque tras todo lo narrado hay una conciencia que respira demasiado fuerte para dudar de si uno está soñando o no.

Quería compartirlo con vosotros. Y aunque no leáis estos libros (ni tengáis intención de hacerlo), pensad, al menos, que papá Cervantes se pone triste cada vez que encendemos la tele, hundimos nuestra miseria en el sofá y usamos los libros como posavasos para la cerveza.

13 marzo 2012

Los líos de papá

Cómo será que ni siquiera he nacido y papá ya me ha dicho que a ver si le puedo echar una mano con el blog. La verdad es que el hombre está muy ocupado: el embarazo de mamá, su trabajo, el proyecto literario en el que anda sumergido, gestiones, las muelas picadas y alguna otra cosilla que me dejo en el tintero. Vamos, que el otro día, según me contó, le preguntó al jefe cada cuánto le daban contracciones; al dentista le dijo que estaba pensando cambiar el narrador por uno más deficiente; a mamá, que cuánto le debía por los dos empastes; y para colmo, el otro día, mientras acariciaba la tripa de mamá y nos comunicábamos con su mano y mis patadas, me vaticinó que las incidencias en el trabajo bajarían la mitad en una semana y pico. Papá está loco. Eso mismo dice mi prima Naroa y yo estoy de acuerdo. Pero, como quiero a papá y no me gusta verlo así de despistado, le ofrecí mi ayuda. Todo empezó esta misma noche, acostándose mamá y dándome él su última caricia del día:

-Papá, papá, no te estreses. No quiero tener un padre loco.
-La locura es sana, hijo mío: es lo que nos mantiene vivos. Ya lo dijo algún filósofo minutos antes de ingresar en el sanatorio mental de su pueblo. Tú preocúpate por nacer sano y ve cogiendo energías, que nos queda toda una vida por delante para disfrutar juntos.
-¿Y de qué me vale tener energías si luego vas a estar despistado? Que lo mismo vamos al parque y te pones a jugar con otro niño.
-¡Vaya chorrada! ¿Cómo piensas esas cosas?
-No sé, creo que mamá y tú me habéis contagiado de fantasiosis. ¿Quieres que te ayude?

Para qué pregunto. Solo espero que no me toque seguir actualizándole el blog, porque de lo único que puedo hablar es de las caricias de mami y de papi, del hipo que me da cuando trago el agua en la que estoy sumergido, de los ronquidos de papá y de esas galletitas de chocolate por la mañana que me ponen a tope. Temas interesantes todos ellos, pero vosotros, lectores del blog, esperáis grandes citas y rocambolescos relatos; supongo que será cuestión de tiempo. Si papá ha escrito todas esas chorradas, dadme un poco de tiempo que me pongo en órbita.

¡Ah, se me olvidaba! De parte de papá que mamá es la mejor del mundo y que la quiere mucho. Bueno, quiere a todos los de aquí, pero a mi mamá más y mejor porque es muy guapa y porque, según dice papi, es maravillosa cuando la observa descansar y apoyar la tripa con cariño sobre el colchón.

01 marzo 2012

Perlas (LXII)



"No hay nada tan común como el deseo de ser elogiado."

(William Shakespeare)